Recomendar Nota
Ingrese los datos de la persona a quien recomendara esta nota
Nombre:
E-mail:
Notas - Sociales

La parĂ¡bola de los invitados descorteses [7/12/2014]

 

Evangelio según San Lucas

Capítulo 14:12-24

12 Dijo también al que le había invitado: "Cuando des una comida o una cena, no llames a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a tus vecinos ricos; no sea que ellos te inviten a su vez, y tengas ya tu recompensa. 13 Cuando des un banquete, llama a los pobres, a los lisiados, a los cojos, a los ciegos; 14 y serás dichoso, porque no te pueden corresponder, pues se te recompensará en la resurrección de los justos." 15 Habiendo oído esto, uno de los comensales le dijo: "¡Dichoso el que pueda comer en el Reino de Dios!" 16 El le respondió: "Un hombre dio una gran cena y convidó a muchos; 17 a la hora de la cena envió a su siervo a decir a los invitados: "Venid, que ya está todo preparado." 18 Pero todos a una empezaron a excusarse. El primero le dijo: "He comprado un campo y tengo que ir a verlo; te ruego me dispenses." 19 Y otro dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas; te ruego me dispenses." 20 Otro dijo: "Me he casado, y por eso no puedo ir." 21 "Regresó el siervo y se lo contó a su señor. Entonces, airado el dueño de la casa, dijo a su siervo: "Sal en seguida a las plazas y calles de la ciudad, y haz entrar aquí a los pobres y lisiados, y ciegos y cojos." 22 Dijo el siervo: "Señor, se ha hecho lo que mandaste, y todavía hay sitio." 23 Dijo el señor al siervo: "Sal a los caminos y cercas, y obliga a entrar hasta que se llene mi casa." 24 Porque os digo que ninguno de aquellos invitados probará mi cena."

 

 

EN QUÉ CONSISTE EL BANQUETE

 

En primer lugar como hemos leído Jesús dijo que era ‘un gran banquete’. No era algo de poco valor. Era algo valioso que este hombre había preparado para sus invitados. El coste y su preparación habían corrido, completamente, de parte de quien dio el banquete. Pero ¿cuál es la enseñanza de esta parábola? Bueno Jesús estaba contestando a alguien que habló del banquete del reino de Dios. Así que Jesús comparó este gran banquete con el reino de Dios. Es decir, el reino de Dios es pintado aquí, como un gran banquete. Nosotros sabemos que el reino de Dios se acercó a los hombres en Jesucristo: “El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos y creed en el evangelio” (Mar. 1:15) Y Jesús mismo se ofreció y se ofrece hoy, como un gran banquete, e invita a muchos a participar de él. Tomando sólo el evangelio de Juan, vemos algunas de estas invitaciones, a distintas personas. A la mujer samaritana se le ofrece como “un agua que le da vida y que le hará no tener sed jamás” (Jn. 4:10-14) 10 —Si supieras lo que Dios puede dar, y conocieras al que te está pidiendo agua —contestó Jesús—, tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua que da vida. 14 pero el que beba del agua que yo le daré, no volverá a tener sed jamás, sino que dentro de él esa agua se convertirá en un manantial del que brotará  vida eterna”. A algunos judíos que parecía que le buscaban se les ofrece como “el pan que bajó del cielo y da vida al mundo, con quien nunca se pasará hambre” (Jn. 6:33,35) “ 33 El pan de Dios es el que baja del cielo y da vida al mundo. 35 —Yo soy el pan de vida — declaró Jesús—. El que a mí viene nunca pasará hambre, y el que en mí cree nunca más volverá a tener sed”. A otros, quienes lo entendieron mal y dejaron de  seguirle se les ofrece para que “coman su carne y su sangre” (Jn. 6:54) “ 54 El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el día final”. A los que bebieran de Él les dice que “de su interior brotarían ríos de agua viva” (Jn. 7:37-38) “¡Si alguno tiene sed, que venga a mí y beba! 38 De aquel que cree en mí, como dice la Escritura, brotarán ríos de agua viva”. En fin, en Jn. 9:39 se ofrece “para que los ciegos vean, y los que ven se queden ciegos”. En Jn. 10:9-10 se ofrece como pastor, para que el que va a Él “Se mueva con entera libertad, y halle alimento. ...Y para que tengan vida, y la tengan en abundancia”. Y en Jn 11:25  como “… la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera”. Esto es solo una muestra, de lo que significa para nosotros, el gran banquete de Jesús ahora. Esto da Cristo al relacionarnos con Él. Este y más, es su gran banquete. ¿Qué deberíamos pensar de quien se excusa a esta invitación?

 

 

LOS QUE REHÚSAN LA INVITACIÓN

 

Viendo la grandeza del banquete nos cuesta creer que alguien se excuse y no desee participar del mismo. ¿Qué tienen estos de tanto valor como para que no les interese el banquete? La excusa del primero es que ‘había comprado un terreno y tenía que ir a verlo’. No parece una excusa seria, puesto que el terreno no se iba a mover, y podría haberlo visitado al día siguiente. Algo más debería de haber para no ir al banquete.

La excusa del segundo es muy parecida: ‘Acabo de comprar cinco yuntas de bueyes y voy a probarlas’. Como en el anterior, podría probarlas el día siguiente. La excusa del tercero era que ‘Hacía poco que se había casado y por eso no podía ir’. Igualmente una excusa pobre; podría haberle acompañado su esposa si tanto le preocupaba separarse de ella. Hemos de aclarar que ninguna de esas ocupaciones era mala en sí misma; ni Dios prohibía ninguna de ellas, todo lo contrario. Tener un campo, o cinco yuntas de bueyes, o casarse son cosas que Dios las ve bien. ¿Qué estaba mal, entonces? Sencillamente que fueron valoradas más que las riquezas de Cristo; que el lugar prioritario lo tenían esas cosas, en vez del Señor; que cuando hubo que elegir, ellos eligieron las cosas, en vez de la relación con Cristo. Lo que Jesús busca enseñarnos con esta parábola es que, aunque su invitación a participar en sus riquezas es para todos, algunos valoran más sus bienes, su trabajo o sus aficiones, que el participar de una relación con Dios y con sus tesoros. No tienen ojos para percibir el inmenso valor de tener una relación con el Señor y con todos sus regalos de vida eterna. Por lo tanto, se ocupan y valoran más su campo, sus bueyes o su familia. En el fondo estas personas tienen una ceguera que no les permite valorar el tesoro que significa tener relación con el Señor. Eso es algo desconocido para ellos; no lo ven. Por tanto, y lógicamente, en el momento de ser invitados por el Señor, se excusan y quedan con sus cosas (trabajo, casa, aficiones, etc.).  Con algunas personas puedes hablar de trabajo, casa, familia, deportes y bien; pero si empezamos a hablar de cosas que tienen que ver con la vida eterna desaparecen de la conversación, porque sencillamente no lo ven. Aunque no lo creamos, en esto hay algo más que una simple cuestión humana. Porque en último lugar es el Diablo, Satanás, que como dice 2ª Cor. 4:3-4 “ha cegado la mente de estos incrédulos para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo”. Y como aquel ciego que estaba en el camino, es necesario clamar a Jesús: “Señor haz que vea”. Todo el que clama a Él termina viendo, porque Dios es misericordioso y quiere que

todos vengan al conocimiento de Él y de sus riquezas. Porque Él es rico para todos los que le invocan. (Rom. 10:12-13). Aquellos cuyos ojos son abiertos y ven, la grandeza del tesoro, son como aquel que, habiendo descubierto un tesoro en un campo, vende todo lo que tiene para comprar aquel campo. Dios es quien abre los ojos, no nosotros; pero si tomamos conciencia de nuestra ceguera, de nuestra falta de valorar ese gran banquete, clamemos a Él, invoquémosle para recibir vista. Por eso Jesús dijo en tantas ocasiones: “Si alguno tiene sed, venga a mí y beba”. Veamos ahora los que sí aceptaron el banquete.

 

 

 

 

LOS QUE SÍ FUERON AL BANQUETE

 

Hubo muchos, como nos cuenta la parábola, que sí acudieron al banquete; tantos que terminaron llenando la casa. (vs. 21-24). Pero ¿Quiénes fueron estos? Según v. 21 eran “los pobres, los inválidos, los cojos y los ciegos”. Como dijimos al principio, las parábolas son cuentos cortos de cosas paralelas, no quiere decir que sea necesario tener esos defectos o minusvalías para acudir al Señor. La sociedad actual ejerce un bombardeo continuo para que en ningún caso nos vayamos a considerar pobres, inválidos, cojos o ciegos, moral o espiritualmente. Y lo hace, mayormente, enfatizando que no somos cojos, sino que unos andan de una forma y otros de otra. Y tan válida es una como otra. Lo único que no es aceptable es decir que, hay una verdad y no estamos andando conforme a esa verdad. Eso es lo único no aceptable. Esto hace que sea difícil que alguien se vea pobre, cojo o ciego. Por el contrario el punto de vista de Dios es que los que son dichosos son esto pobres, inválidos y ciegos; ellos son los que entran al banquete, los que aceptan, con sumo gusto, la invitación.

2021 Surp Kevork
Todos los derechos reservados
www.SurpKevork.org.ar
Sitio desarrollado por WEBTOM